Acelerador Profesional

BY admin
arielarrietaforbes

Ariel Arrieta, CEO de NXTP Labs, comenzó siendo un emprendedor tecnológico más y, con el tiempo, se puso el traje de angel investor.

 Por Julieta Tarrés

Sin la ayuda de incubadoras y aceleradoras, hoy no existiría  la mayoría de las startups de tecnología e Internet que prometen y se están desarrollando con fuerza en los últimos años. Estas organizaciones, habitualmente gerenciadas por inversores que dejaron de ser emprendedores seriales para ocupar el rol de angel investors, se encargan  específicamente  de detectar proyectos innovadores  con potencial para convertirse en negocios sustentables en poco tiempo.

Ariel Arrieta , (40)  es uno de ellos. Fue emprendedor y le gusta definirse como un experimentado fundador y fundidor de compañías. Creó Digital Ventures junto a Damián Voltes  quien tuvo una experiencia profesional similar a la de él) y finalmente se la vendió en varios millones de dólares a Fox International Channels, en 2007.

Hoy Arrieta está del otro lado del mostrador: creó NXTP Labs en 2011, el fondo/aceleradora de empresas que está a la caza de proyectos recién nacidos, con gran potencial, para inyectarles dinero  y hacerlos crecer  al máximo en un período de tiempo corto.  Junto a Marta CruzGonzalo Costa Francisco Coronel y Martín Hazán se dedica a la constante búsqueda sin límites que aspira a tener una rentabilidad anual asegurada.

“El inversor tiene que pensar que va a recibir entre 10 y 20 veces más de lo que piso en los próximos cinco años. Y para que eso ocurra, la compañía debería crecer hasta 200 veces”, aclara Arrieta, que también participó en la creación de Nextperience , la agencia de comunicación digital que hoy  es liderada por Martín Hazán.

Parte del capital obtenido con la venta de Digital Ventures  y otro puñado de empresas co-fundadas por Arrieta, como Directa Networks, Performa Networks, Afiliados Hispanos e inZearch, sirvieron para apuntalar  económica y profesionalmente  startups en pleno desarrollo.

“El ciclo de cada inversión no se extiende más de tres o cuatro años. Pocas veces seguimos poniendo  dinero si el proyecto lo demanda, pero no es lo habitual.  Comenzamos con US$ 25.000 y a medida que el emprendimiento crece lo vamos acompañando con lo que denominamos follow-on, es decir , ajustamos  la inversión inicial para no descapitalizarnos”, explica este empresario  casado con Verónica y padre de Zoe e  Ignacio.

Las empresas pueden alcanzar hasta el U$S 1M  de inversión por parte de NXTP Labs.  El fondo está armado en base a la participación  de inversores  personales o ángeles que conocedores del trayecto profesional de Arrieta y todo el equipo fundador, han decidido invertir en empresas de “alto riesgo”.

El portfolio de inversores se completa con dos entidades: Corfo, organismo ejecutor de las políticas gubernamentales en el ámbito del emprendimiento y la innovación del estado chileno, y el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo.

Según relata el inversor desde NXTP compran un 10% de las acciones de cada compañía en la que deciden invertir y no la dejan hasta que sus socios fundadores lo hagan.

Arrieta y sus socios están detrás del mismo objetivo. Los emprendedores tecnológicos tienen la ambición de invertir en 300 compañías en cinco años. Empezamos hace dos y ya tenemos inversiones cerradas en 75 empresas. Supongo  que en los tres que nos quedan vamos a superar la meta proyectada”, cuenta el copropietario de NXTP, el fondo que ya administra US$ 40 millones y tiene en carpeta varias inversiones para el segundo semestre del año.

Según Arrieta, la tendencia en el mercado tecnológico global está virando hacia un segmento específico, el de las empresas edificadas con el modelo Bitcoin,  la compañía estadounidense que saltó a la fama en 2010 por haber creado una moneda  virtual y la demanda.

Ese emprendimiento no sólo se popularizó en países desarrollados, en los que se usa como una forma de pago electrónico más en restaurantes, supermercados y comercios de todo tipo; sino que además complejo aunque eficiente sistema de intercambio entre usuarios registrados lo convierte  en un modelo a seguir.

“Bitcoin es la punta de una tendencia  que va a romper  la estructura  de la industria financiera global actual para empezar. Hoy son solo geeks los que apuestan a este modelo y entienden cómo funciona. Ese negocio en Internet es hoy lo que fue en 1999 y 2000 el basado en los protocolos  TCP/IP de Internet. Ésta fue la época  en que explotaron los servidores web y proliferaron los portales de servicios en el país,” explica el angel investor  hora antes de volar a Las Vegas, luego a San Francisco  y finalmente a Nueva York  para participar  de convenciones tecnológicas y reuniones con inversores.

Este emprendedor dedica su tiempo libre al arte. Pinta desde hace dos años con acrílico y óleo, y tiene  una colección de 160 cuadros que luego fotografía y comparte en Facebook.

Arrieta es tan brillante y creativo como sus colegas, pero- aclara- no tiene apellido como otros miembros del ecosistema. “No soy un Larguía o Nofal, soy un chico más de Flores”, bromea nombrando a colegas a los que conoce, respeta y de los que, en muchos casos es o fue socio. La “buena onda”  es casi una constante en este segmento,  que se destaca por colaboración entre los protagonistas.

Para Arrieta, el nicho de inversores en empresas de tecnología es cada vez más popular. Cualquier persona tiene hoy la posibilidad de invertir  en startups sin necesidad de “pertenecer”.

“La nueva legislación estadounidense está contribuyendo a redistribuir las posibilidades de inversión de la gente. Antes sólo los millonarios podían acceder  a negocios de este tipo, ahora puede cualquiera”, dice.

Para él, este es un momento de oportunidades para inversores ángeles. Dice que hay muchas personas que tienen cuentas afuera y podrían invertir haciendo  una transferencia bancaria.

La cantidad  de proyectos que tienen en la mira son innumerables. Arrieta no es la excepción , pero todas las canastas se concentran en los que le resultan atractivos.

Antes de que termine 2013, ya tienen la certeza  de que cerrarán dos negocios  potencialmente prósperos. “Queremos comprar un 10% de las acciones de al menos dos empresas en desarrollo con modelo Bitcoin. Son apuestas de alto riesgo, pero con mucho potencial  de cambio para una industria”, explica el emprendedor, que se convirtió en millonario  cuando el magnate  Rupert Murdoch le compró 5 de sus empresas.

Arrieta analiza  el mercado local y opina  que el sector atraviesa  por un momento inmejorable para hacer negocios sustentables.  “ El ecosistema es muy bueno porque hay mucha experiencia. El mercado  local es el  más sólido de la región: tiene creatividad  y mucha innovación. Los emprendedores cuentan con mucha  experiencia que adquirieron  en el boom de las puntocom. De las 300 empresas que nacieron en esta época en América Latina, 250 las fundaron argentinos”, subraya el inversor.

*Nota publicada originalmente en Forbes

Be Sociable, Share!